CARLOS

377258_4203020086745_93186375_n

Momo sabía escuchar de tal manera que a la gente tonta se le ocurrían, de repente, ideas muy inteligentes. No porque dijera o preguntara algo que llevara a los demás a pensar esas ideas, no; simplemente estaba allí y escuchaba con toda su atención y toda simpatía. (..) Y si alguien creía que su vida estaba totalmente perdida y que era insignificante y que él mismo no era más que uno entre millones, iba y le contaba todo eso a la pequeña Momo, y le resultaba claro, de modo misterioso mientras hablaba, que tal como era sólo había uno entre todos los hombres y que, por eso, era importante a su manera, para el mundo”. (“Momo”, de Michael Ende).

Qué bonito sería tener esta habilidad” pensé cuando terminé de leer este fragmento de Momo que regresó a mí mientras ayudaba a uno de los críos a los que doy clase con sus ejercicios de comprensión lectora.

Qué privilegio tener la capacidad que tiene Muri”. Ese fue el pensamiento que me sobrevino justo después.

Muri efectivamente es un privilegiado que sin embargo se ha trabajado él solito su suerte. Porque la capacidad de escuchar, si bien puede ser innata, sin duda alguna se desarrolla. Y decidme si se os ocurre una forma más efectiva de hacerlo que acumulando horas de escucha. Tiene en su curriculum vitae meses de prácticas con todo tipo de personas, sobre toda clase de temas, en diferentes momentos anímicos. Ha ido trabajando en su virtud hasta lograr un tipo de escucha única: paciente, silenciosa, interesada y al mismo tiempo desinteresada, empática, comprensiva, punzante en ocasiones y siempre constructiva.

Alguno que nos conozca a los dos y que sepa el camino que ha tomado mi amigo pensará que le estoy haciendo una publicidad gratuita buenísima de su nuevo proyecto de coaching. Bueno, ojalá le sirva este texto para promocionarse, pero os aseguro que él no me lo ha pedido. No es un tío de pedir favores… tampoco de hacerlos. Quizás por esa firme convicción suya de que cada uno de nosotros tiene la capacidad de gestionar su propia vida y ser dueño de su destino. Cuestión de fortaleza, voluntad y convencimiento.

Por eso decidió marcharse de su trabajo, hace poco más de tres meses. Porque no le hacía en absoluto feliz. ¿Para qué seguir ingresando una nómina que encadenaba su libertad? Nunca ha necesitado mucho para vivir. De hecho más de una vez le he regañado por llevar las mismas camisetas durante cinco años. Y americanas con casi una década a sus espaldas en fiestas de Navidad y sucedáneos. De pana ¿podéis creerlo? No es que descuide su imagen, ni mucho menos. Pero Muri el dinero lo gasta en viajes. En salir a cenar con su novia (su listado de restaurantes “molones” es toda una guía gourmet a precios asequibles de Madrid). En una moto nueva para llegar más rápido a los sitios. En festivales de música. En experiencias. Y eso que de vivir, anda sobrado.

Porque a sus 30 años (la verdad es que no sé bien cuantos tiene, ni creo que le importe que no lo sepa) ha vivido mucho y bueno. Porque lo malo él lo asume y lo reconvierte en cosas de las que aprender. Os juro que aunque suene a libro de autoayuda él lo hace. A veces tiene frases de manual de psicología barata. Pero porque lo suyo no es hablar (tampoco en público, aunque él se ofenda cuando se lo digo). Lo suyo, ya os lo he avanzado, es la escucha.

  • – Escucha activa, Mora, yo practico la escucha activa. Me fijo en los gestos, en el tono de voz, en lo que no me cuentan, en la forma de decirlo. Y a veces, deliberadamente, creo el silencio. Porque ante él, la mayor parte de la gente se siente incómoda. Y de ahí saco mucha información.

Le gusta sacar información como buen periodista que es. Es una de sus tres carreras. Biblioteconomía y Documentación son las otras dos. También es DJ, pincha electrónica y a veces latineo pero es un hipster de los pies a la cabeza. Lo mismo vas en su coche y te suena el último grupo puntero del FIB como te pone a todo volumen “Vaina loca”. Es (o era) bastante deportista pero come insanamente la mayor parte del tiempo. Es inteligente aunque madridista. Se fue pronto de casa pero ha vuelto en un par de ocasiones, tras convivir con novias, amigos y sólo con sus gatas. A veces quiere abarcar mucho y luego aprieta poco. Cuando le conocí estaba en una temporada de no beber ni gota de alcohol pero luego se pasó un año saliendo hasta las ocho de la mañana cual adolescente. Es contradictorio. Supongo que porque vive. Y hace lo que le apetece hacer, sin ser egoísta. Porque en sus contradicciones él encontró hace tiempo el equilibrio. Y de paso a una chica que le viene como anillo al dedo.

  • -¿Qué te digo? Todo me va bien. Yo ahora estoy bien. Me siento bien. Con ganas de hacer cosas y de trabajar. Con un montón de ideas y de proyectos. Tengo como paz interior.
  • -Venga va, no te pongas intenso
  • – Con lo que te gusta que me ponga intenso…

Y es verdad. A los dos nos gusta a veces ponernos sentimentales, hablar de cosas profundas, dramatizar un poco, reafirmarnos en nuestra idea de que el amor es una cosa súper importante y pensar que el mundo podría ser un lugar mejor. Por eso guardamos el ticket del Rodilla del día en que fuimos juntos al 15-M y nos regalamos la misma foto en un marco por nuestro cumpleaños. Muri y yo vimos juntos el atardecer en San Juan de Gaztelugatxe en ese silencio del que os hablaba y logramos que no fuera incómodo. Una vez en el despacho del Comité trabajando con él lloré de la risa cuando me imitó con mi voz de “Helenita”. Meses antes, ni siquiera nos hablábamos, pero yo le perdoné su injustificada ausencia durante más de un año.

  • -Y si perdonas, no puede exigirle al otro un esfuerzo extra.

  • -¿Por qué no? El que la caga debería hacer más que el que perdona.

  • -No señora. Perdonar es una decisión que tomas tú, por eso no puedes pedirle al otro que actúe de manera diferente. Hacerlo desinteresadamente además es la única manera de lograr que el otro se sienta realmente en deuda contigo.

Así que si realmente tenía que “compensar” su error conmigo, os aseguro que lo ha hecho con creces. Decidme si no es un buen regalo un consejo como éste:

  • -Las personas cometemos errores hasta que nos damos cuenta de ellos y rectificamos. Porque con determinadas actitudes además atraemos siempre los mismos problemas. Así que la vida te pondrá las mismas pruebas una y otra vez hasta que aprendas de ellas.

Muri siempre quiere aprender. Esa es la clave de su éxito vital. Entender que todo lo que nos pasa puede ser utilizado para ser mejores.

  • -Helenita, hay gente que vive cómoda en el malestar. O en la tristeza. Porque es demasiado débil o insegura como para afrontar una vida plena y por eso no es capaz de valorar lo bueno. Menos aún de agarrarse a ello.

Recuerdo casi todos sus consejos porque muchos de ellos los he incorporado a mi vida. Pero algunos son demasiado personales como para ser reproducidos en una red social, como comprenderéis .Creo que ni a él le haría gracia que expusiera públicamente sus pensamientos sobre mí, porque Muri también se deja una parte de él mismo cuando te escucha.

  • -Después de hacer una sesión siempre termino agotado. Me cansa mucho más que ir al gimnasio o cualquier otra cosa. Es como si me quedara vacío.

  • -Porque das mucho, Carlos.

  • -No sé hacerlo de otra forma. ¡Me gusta cuando me llamas Carlos!

  • -Ya lo sé. Por eso lo hago.

Llamarle Carlos ha sido a veces mi forma de darle las gracias porque a su lado, se me han ocurrido “de repente, ideas muy inteligentes” Y porque charlando con él me ha resultado claro ”de modo misterioso mientras hablaba, que tal como era sólo había una entre todas las mujeres y que, por eso, era importante a su manera, para el mundo”.

Autor: helenamora88

Fui periodista, no puedo evitarlo. Nacida en Madrid, criada en Pamplona y deseando volver a Bilbao. Pasé por la Cadena SER, La Sexta y la Universidad de Navarra. También por unos cuantos deportes. No paso de la política, de la cultura o la historia. Ni de lo que me rodea. Pero por este blog pasarán solo historias. Y espero que algunos lectores. Bienvenidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s